19 junio 2017

BTT desde Odeleite en día caluroso

Se esperaban temperatura muy altas para el domingo y salimos bastante temprano hacia Odeleite, tanto que cuando llegamos el bar-restaurante Bela Vista aún estaba cerrado. Cuando comenzamos a pedalear la temperatura era muy agradable, hasta fresca en el trayecto por el PR entre Odeleite y Foz de Odeleite, con la ribera de Odeleite muy cercana al camino. Pero fu a partir de esta localidad cuando la cosa empezó a calentarse de verdad, sobre todo porque nos alejamos del agua y comenzamos la subida hacia el vértice geodésico de Castelo. Fotos para el recuerdo y cuando íbamos camino de Corte das Donas planteé llegar directamente a la aldea por la pista principal, dejando para mejor ocasión la ruta que pasa por el Moinho da Corte das Donas. En estos primeros 14 km ya habíamos acumulado un buen número de metros en subida y la temperatura superaba ya los 20 grados. Para entonces Manuel Cayetano me había comentado que le estaba encantado la ruta. Se lo merecía tras un largo paréntesis de dieciséis años.

Manuel Cayetano disfrutando con su vuelta al BTT

AA y JA por el PR hacia Foz de Odeleite



El cuarteto en el vértice geodósico de Castelo

La nueva GIANT XTC ADV.29er 1.5 LTD de Manuel
Cuando llegamos a Laranjerias ninguno de los dos cafés estaba abierto y seguimos hacia el Pontal. Una vez que estuvimos en el mirador sobre el Guadiana, planteé la opción de abandonar el itinerario previsto hacia Torneiro y Balurcos y llegar hasta Alcoutim por la M-507, pegados al río, para tomar algún café y repostar agua. A mis compañeros les pareció bien y para allá rodamos. En el pueblo encontramos un bar abierto y mientras desayunábamos vimos en la TV las primeras noticias sobre el trágico incendio forestal activo en Pedrógão Grande, en el centro del país.
A la vista de la altas temperaturas, decidimos hacer la vuelta también por la carretera, con pequeños tramos paralelos del GR-15. Bendito pozo el de las inmediaciones de Álamo, donde nos refrescamos con gusto.Desde Foz de Odeleite seguimos el camino que se dirige hacia Odeleite y Tenencia por el lado N de la Ribeira de Foupana que atravesamos por el paso del Moinho do Carvao.
Poco después llegó el pinchazo que AA llevaba todo el día anunciando. Reventón en su rueda trasera por llantazo. Reparamos rápido, gracias a una bombona de aire comprimido, a la sombra de un olivo. Por allí Manuel nos decía que la neuritis de Morton de su pie izquierdo le estaba fastidiando. 35 grados y subiendo el mercurio. Justo antes de las primeras casas de Odeleite hay otro pozo y de nuevo nos refrescamos. Subimos por las empinadas calles de la aldea y antes de llegar al aparcamiento saludé al amigo algarvio Nuno Alves, al que acompañaban dos chicas en un entrenamiento, de cara al X Raid BTT Cidade de Beja, próximo domingo 25 de junio ¡Ojalá no haga entonces este calor!
Llegué al coche pasado el mediodía y había subido a casi cuarenta grados. Recogemos las bicis y después tomamos unas cervezas y queijo en el Bela Vista, antes de volver para casa.
Con estas temperaturas tan altas, entrenar en bicicleta es duro y puede que hasta peligroso; sobre todo por el campo y sin sombras, puede hacerse tan sólo en las primeras horas del día o con rutas seminocturnas cuando las temperaturas son más suaves.


ALGUNAS FOTOS DE MANUEL CAYETANO

Foz de Odeleite










La ruta en Garmin Connect

Noli me tangere (No me toques) Andrea Camilleri



Para esta entrada sobre el libro de Andrea Camilleri he preferido el título original Noli me tangere porque creo que en esa frase, de tanta tradición en el mundo del arte y la creación, se encierra la esencia de esta novela breve. Un relato femenino complejo en palabras del autor, con una trama emocionante, desarrollada en cortos capítulos, con un ritmo mantenido y constante y un formato narrativo de diálogos entre los personajes, a veces por teléfono, pero también leemos cartas, correos electrónicos, páginas de periódicos, junto a referencias pictóricas (Fra Angélico, imagen inferior) y literarias, versos de Dino Campana y fragmentos de una obra de teatro de  T.S. Elliot, con los que construir la historia según avanzan las investigaciones, durante exactamente un mes, del sagaz y culto comisario Doctor Maurizi para encontrar a Laura Garaudo, que un día desaparece sin motivo aparente, sin dejar rastro.



LA CATA, ROALD DAHL

Gracias a un regalo he tenido la oportunidad de volver a leer a Roald Dahl. Desde los años 90 en los que le leía a mi hijo sus cuentos (ilustrados por Quentin Blake) ha sido un autor que me ha hecho disfrutar con sus historias, tanto para niños como para adultos.

¡Vino y libro, gracias por tan excelentes regalos CGS!

Editado por Nørdicalibros, con la traducción de Íñigo Jáuregui e ilustrado por Iban Barrenetxea, La cata es uno de los más brillantes relatos de Roald Dahl. Se publicó por primera vez en la edición de marzo de 1945 del Ladies Home Journal y posteriormente fue publicado, en 1951, en The New Yorker

En estos tiempos en los que la tecnología electrónica se está imponiendo, también en el soporte literario, tener entre las manos este bello libro ilustrado es una autentica delicia.


 video de la editorial

01 junio 2017

Sufrimiento y disfrute, parte 3

Las dos palabras que titulan este post son un resumen de lo que fueron para nosotros los dos días de cicloturismo gravel. Con tantos km sufrieron las cervicales, los hombros, las manos, las posaderas, pero a la vez disfrutamos superando desafíos, subiendo y bajando valles,  descubriendo paisajes.
Finalmente sólo yo fui de bikepacking, porque la bolsa Altura Vortex Seatpack que compró Antonio no le llegó a tiempo, lo llamaron el viernes cuando atravesábamos tierras alentejanas camino de Serpa. Tendremos que organizar alguna salida para que la pruebe bien. 


 Algunas fotos más, la mayoría de Antonio, de las dos jornadas cicloturistas.

Primeros kilómetros por la carretera hacia la Presa del Piedras
Desayuno en el Bar Macarro (S. Silvestre de Guzmán)

Almuerzo en Corvos
Igreja de Corte Sines
Por la Serra de Mértola


Por la A-495,  puente arroyo Tamujoso, junto al recinto de la Ermita San Isidro (Rosal de la Frontera)



Los paisajes en bicicleta no son únicamente los de las fotografías: son los olores, son los sonidos en armonía con la máquina (¿llevo la velocidad óptima? ¿la cadencia es la adecuada? ¿hay un ruido inusual?), es también la lectura analítica del suelo y el relieve (¿que línea de rodadura es la mejor? ¿donde están las trampas a evitar? ¿como negociar mejor la curva? ¿como evoluciona una ascensión o un descenso?).
Además mi paisaje visual es la pantalla del GPS (cadencia, frecuencia cardíaca, porcentaje de la pendiente, tiempo, velocidad, …).
En definitiva se trata de una visión distinta a la de los fotógrafos, caminantes o automovilistas, porque tiene su especificidad y está incluida en el catálogo mental de miles de paisajes únicos y maravillosos que la bicicleta permite cruzar.
Es mi versión de las acertadas palabras de Dan de Rosilles,  podéis leer el original en Bike-Cafe

30 mayo 2017

Bikepacking gravel a Moura, parte 2


27/05/2017. La vuelta a casa la teníamos trazada por un itinerario distinto que al ida. Salimos de Moura en dirección a Sobral da Adiça por una carretera sin arcén pero con buen de piso y  poco trafico. Tanto en este trayecto como en el del día anterior recorríamos campos de cereales, olivos y vides. Creía que en Sobral había una pastelaria, pero no la encontramos, aunque se respiraba ambiente de verbena en la aldea y preparaban el carbón para los grelhados.


Prensas de aceite en Sobral da Adiça (Alentejo)

En la salida de la aldea fue curioso encontrar a estos jabalíes en cautividad

Conexión fronteriza por carretera provincial entre Moura y Rosal
Cuando llegamos a Rosal de la Frontera era una hora estupenda para desayunar y en la misma carretera N-433 encontramos una cafetería donde lo hicimos muy bien. Después de Rosal nos quedaban dos tramos muy largos hasta la siguiente parada, prevista en Puebla de Guzmán. El primero de ellos por la A-495, que cuenta con arcén suficiente, serán algo más de treinta km hasta Santa Bárbara de Casa, atravesando estribaciones de Sierra Pelada y el Paraje Natural Rivera del Aserrador.
El segundo constituirá un paseo por las dehesas del Andévalo, siguiendo buena parte del trazado de la Ruta 15 de la Red de Senderos de Huelva por el llamado Camino del Toro (casi 20 km de tierra y gravilla) atravesando cortijos agrícolas y ganaderos.

La CDF bikepacking en el puente sobre el río Malagón




Cuando llegamos a Puebla de Guzmán ya estaba bien entrada la tarde y no pudimos comer en el restaurante El Hortelano (cerrado) de modo que nos conformamos con hacerlo en El Rincón del Andévalo.
Por la A-499 hacia Villanueva de los Castillejos el aire nos daba de cara y Antonio se ofreció a ir delante para que yo fuera protegido detrás (¡aplauso!)
Antonio trabajando como gregario


Recorridos más de 120 km apareció el único pinchazo de los 324 km totales de viaje, fue en la carretera HU-3401 y en la rueda trasera de la bici de JA, que tuvo que cambiar cámara. Lo hizo en la Venta la Salud, mientras tomábamos refrescos o café y comíamos algo para acabar el día. Aún nos quedaban por delante los cinco repechos de la carretera de servicio del Canal del Piedras.
fotografiando en el canal

RESUMEN DE LA RUTA

Tiempo total
11.04
Tiempo en movimiento 8:26
Distancia
150 km
Velocidad media
17,9 km/h
Ascenso total  1.350 m Punto más alto 315 m

LA RUTA EN  WIKILOC

Bikepacking gravel a Moura, parte 1


26/05/2017 Viaje a Moura. La mañana tenía una climatología perfecta para un viaje cicloturista, 19 grados, cielo encapotado, viento imperceptible. En poco más de hora y media alcanzamos las inmediaciones del Embalse del Piedras. Luego tomamos un camino de tierra, observando una buena representación de fauna, conejos, perdices y hasta un meloncillo. Son diez km hasta San Silvestre de Guzmán, donde paramos a desayunar en el Bar Macarro.

Por la carretera hacia el Embalse del Piedras

Cerca del Embalse del Piedras


Tras desayunar y al poco de reiniciar la marcha nos percatamos que el portabultos que lleva JA está  averiado. Los tornillos que lo fijan a la tija han perdido su apriete porque su rosca está pasada. Volvemos al pueblo y después de algunas vueltas damos con la Ferretería Carmen y Manuel, donde encontramos unos tornillos para sustituirlos, pero con las herramientas que llevamos no podíamos hacerlo, y la señora Ilde cree que puede ayudarnos y  nos lleva hasta su casa, donde muy amablemente nos enseña un contenedor de plásticos lleno de cacharros, donde encontramos una llave fija y otra inglesa para apretar bien el soporte a la tija.



Después de solucionar este primer momento crítico del día nos dirigimos hacia Sanlucar de Guadiana, desde donde tendremos que sudar para superar las rampas (10% de media) de la subida al Castillo por la carretera hacia El Granado
El segundo momento especial del día llegará cuando al final de la carretera HU-6400 de El Granado al Puente del Chanza, encontramos las obras de estabilización de la ladera en el P.K. 11+900, donde se produjeron desprendimientos de rocas como consecuencia de las precipitaciones extraordinarias caídas en la zona desde diciembre de 2016. Por todo ello, la carretera está cortada al tráfico y el personal de la empresa que las ejecuta nos advierte que está prohibido el paso. Arriba de la ladera trabajaban dos máquinas excavadoras y caen rocas, por lo que el paso era peligroso aún caminando. Tras una breve charla muy diplomática con el encargado, este ordena parar al maquinista. Entre la acumulación de escombros y rocas y el talud sobre el río Guadiana hay un pequeño sendero por donde pasamos andando hasta alcanzar el tablero del puente sobre el Chanza. Ya en el bar "A María" de Pomarão, nos refrescamos y comemos un poco.

Obras de estabilización de la ladera en el P.K. 11+900, de la HU-6400, 
El Granado a Puente del Chanza (Pomarão)
Inicio del sendero por donde pasamos a Portugal

Las obras vistas del lado portugués, Puente sobre el Chanza

Sangría en "A Paragem", Corvos

La siguiente parada prevista sería en Corvos. Allí llegamos con 100 km en el marcador y acudimos al restaurante-pizzaria A Paragem parar comer. Pedimos agua, una jarra de sangría de vino blanco, una enterada de queijo curado de cabra y una pizza de la casa, todo buenísimo

Pizza de la casa en "A Paragem", Corvos

 A conta
Por la carretera hacia Corte Sines
Un sitio encantador antes de Corte Sines (alcornoque, banco, caballo y poema)
Gramatica de Coentro e cal poema de Manuel Alegre



Será después de dejar atrás la aldea de Corte Sines cuando llegue otros de los momentos inolvidables de la jornada, por pista de tierra bajamos hasta el cauce seco de un arroyo y de inmediato comenzaba una empinada cuesta, que muy pronto alcanzó un desnivel superior al 20%. Como yo no iba muy bien de fuerzas y la veía larga y dura puse pie a tierra, como hizo JA; Antonio fue el único la subió pedaleando. Serán bastantes los kilómetros subiendo y bajando cerros por esta ancha pista hasta alcanzar la tierras de Serpa, donde encontramos de nuevo el asfalto. Le pregunto a un paisano que pasa en coche cual es la dirección hacia Serpa, para asegurarme de no equivocarme. Cuando alcanzamos el cruce hacia Pulo do Lobo ya quedaban pocas ganas de un extra de 4 km por camino de tierra y menos tras el paso de un coche con matrícula francesa que acababa de levantar una gran polvareda, de modo que continuamos viaje sin más desvíos.


Ribeira de Limas
Nuestro recorrido continua por el Parque Natural do Vale do Guadiana y poco más adelante descendemos hasta cruzar la Riberia de Limas, con su consiguiente subida posterior, pero esta vez por un asfalto casi recién puesto.
 


La distancia que queda hasta Serpa se hace larga y me viene bien la compañía de Antonio durante buena parte del trayecto. Cuando paramos para merendar algo, vemos que llevamos 140 km y que nos quedaban poco más de treinta para nuestro destino. Después de tantos kilómetros por carreteras secundarias y caminos, fue en esta última parte del trayecto hacia Pias y Moura donde más sentimos la presencia de vehículos a motor. Aunque la mayoría nos adelantaron con respeto y suficiente separación, hubo algún ciego y/o descerebrado que nos pasó demasiado cerca. ¡Malditos roedores! que diría el gato Jinks.


Rotonda en Serpa


Embalse en la carretera de Pias a Moura
En Moura nos alojamos en el sencillo Hotel Pasagem do Sol y cenamos en el restaurante O Vermelhudo, donde el polvo a lagareiro fue excelente. Durante la cena mantuvimos una interesante conversación sobre bicicletas y ciclismo gravel entre los tres integrantes de la expedición, en la que manifestamos distintos y hasta contrapuestos criterios y gustos.

Fue otra experiencia de bikepacking con bicicletas gravel durante un fin de semana. Para la ocasión utilicé varias bolsas: en el manillar una Topeak Tour Guide y en el cuadro he llevado dos: una Zefal de tubo superior y una Vaude en el interior (para repuestos), amén de la bolsa KTM Saddle Bag Tour XL. Como la hidratación en este viaje era importante, además de dos bidones en el cuadro, llevé mi Calmelbak Rouge.

Si a la pasión por el cicloturismo añadimos la necesidad de escapar y decirle hasta luego a las rutinas y quehaceres diarios, además de encontrar un poco de tranquilidad para airear la mente y pedalear en libertad por paisajes solitarios, creemos que una ocasión así es ideal y la aprovechamos al máximo.


RESUMEN DE LA RUTA
Tiempo total
13:17
Tiempo en movimiento
8:50
Distancia
174 km
Velocidad media
19,5 km/h
Ascenso total
2.033 m
Punto más alto
235 m

La ruta en WIKILOC