20 mayo 2018

ALGUNOS LIBROS

Algunos amigos adoptaron la buena costumbre de regalarme libros gráficos para mi cumpleaños, estos son los últimos de los que he disfrutado:

DAVID BOWIE, UNA BIOGRAFÍA 
Fran Ruiz (Textos) Maria Hesse (Dibujos) Lumen


Esta biografía novelada, me ha gustado mucho, especialmente la manera de contar la historia, mezclando realidad y ficción, y porque un muy buen guión está muy bien ilustrado. 
He prestado el libro y cuando lo recupere podré releerlo y quizás añadir alguna cosa más.
Este regalo fue completado, poco días después, con otro 
BOWIE LEGACY en versión Vinilo 2LP



 LOS IGNORANTES, Étienne Davodeau,(La Cúpula)


Un prestigioso dibujante de comics, Étienne Davodeau,  propone a un amigo suyo viticultor, Richard Leroy, una colaboración. El dibujante va a ayudarle con el trabajo en la viña y a aprender todo lo que pueda del viñedo y del vino. A cambio él le introduce en el mundo del comic. De esta colaboración, en la que ambos ignoran casi completamente el mundo en el que vive el otro, surge esta espléndida novela gráfica. Es un relato sobre personas, sobre formas de vida, sobre elecciones personales. Étienne Davodeau apuesta a que hay tantas formas de realizar un libro como de producir vino. Constata que ambos tienen ese poder, necesario y precioso, de unir a los seres humanos. Los ignorantes nos propone el feliz relato de esta iniciación compartida.



Además la séptima propuesta del presente curso del Club de apreciación del Jazz a través de la escucha y la literatura de la Biblioteca Provincial de Huelva había programado dos obras: El disco: TETE MONTOLIOU “The Music I Like to Play, Vol. 2” [1 CD] (1989), Soul Note y la lectura de Tete. Casi autobiografía/  Miquel Jurado
(Iberautor, 2005)
El autor es conocido como investigador y periodista por su columna de crítica musical en el diario El País, y sobre todo un apasionado de la música y, en particular, un buen amigo de Tete Montoliu -posición que otorga una naturaleza objetiva al título del libro que nos ocupa: casi autobiografía.


Miquel Jurado ha querido titular este libro "Tete, casi autobiografía" porque el texto es el fruto de sus dilatadas conversaciones con el pianista barcelonés, con el que mantuvo una profunda amistad durante varias décadas. Por esa razón, a lo largo del volumen se alternan, casi en la misma proporción, la voz del autor y la del músico biografiado.
La obra contiene una importante selección de fotografías y la discografía completa de Tete Montoliu, ilustrada por primera vez con las portadas de todos sus discos. Incluye también una selección, realizada y comentada por el propio pianista, de sus mejores grabaciones y los mejores discos de su colección personal.
Una obra que, además, y esto también es importante, despertará el interés por volver a escuchar la música del mejor intérprete de jazz que ha dado la península y uno de los más destacados del continente europeo.


06 mayo 2018

Gravel Café por El Condado de Niebla y el río Tinto

Río Tinto
Tres componentes de Gravel Café (AA-JA-JM) -con bicis de acero/aluminio/ carbono- aprovechamos una mañana soleada de sábado para realizar una ruta desde Huelva hacia el Condado de Niebla, con doble cruce del río Tinto, enlazando algunos caminos conocidos y con algún que otro tramo nuevo.

En la primera parte hasta Niebla, ya conocida por Antonio y por mi, rodamos a un ritmo vivo y en menos de dos horas nos sentábamos en la ruidosa terraza del bar Casa Ramos (¡cómo gritaban aquellos malditos!) para dar cuenta de un merecio desayuno -café, tostada con aceite, tomate y jamón y hasta con algún que otro churro.

Por el camino hacia San Juan de Puerto

Buena pista gravel hacia Niebla

Dejamos atrás Niebla cruzando el río Tinto por el puente de origen romano y después Antonio se separa para seguir el track de la  Huelva Extrema 2018 por Bonares y Lucena. JA seguimos la vieja carretera N-431 (ahora A-472)  hacia Villarrasa. Una vez allí cruzamos el pueblo hacia el N, para encontrar el Cordel de Portugal, seguirlo y atravesar de nuevo el Tinto y continuar rodando por el camino paralelo al río, dirección Oeste. Este tramo del Cordel tiene un piso bastante descarnado y la piedra de su base se deja notar mucho si se rueda con gravel. JA va más cómodo con su Orbea Oiz. Hasta que nos encontramos con la carretera HU-3106, un breve trayecto de asfalto y vuelta al Cordel, esta vez más llevadero, para llegar a la HU-4101 que seguimos en dirección SO para pasar por la aldea de Candón.

Croix de Fer sobre el Tinto

Río Tinto

Después de Candón preferimos los caminos a la carretera que sube hacia Beas. Circulamos por una primera parte de grava gris, pedregosa,muy cerca del cortijo Napolinar giramos a la derecha, dejando la dirección W por la N, entonces el piso mejora, es de tierra más clara y confortable; a nuestra derecha quedará la aldea de Clarines y el camino acaba en una zona con árboles, bancos y fuente, lugar que aprovechamos para comer un plátano y refrescarnos, antes de pasar por Beas.






Palomores/silos del Cortijo Napolinar (1947) así lo ha citado Lucas Arcos Liroa

Pista de grava al SO de Candón
Nuestro recorrido sigue hacía el W, por la antigua carretera de la estación para enlazar con la Vía Verde de los Molinos del Agua y tomarla hacia el Sur. Esta infraestructura multimodal está en un lamentable estado y parece que su abandonado firme puede estar cerca de ser reformado/rehabilitado dentro de las acciones que se derivan de la nueva construcción de la variante Beas-Trigueros que está ejecutándose a iniciativa del Ministerio de Fomento. ¡Ojalá sea pronto, lo hagan bien y después se mantenga adecuadamente, sin el paso de vehículos a motor!


JA por la Vía Verde de los Molinos del Agua, entre Beas y Trigueros, rodando por la estrecha línea de asfalto que se ha salvado del deterioro.


Camino de Trigueros a Huelva
En Trigueros hicimos una parada en el Bar la Vía, bebimos un refresco y rellenamos con un poco de agua fría los bidones, antes de continuar hacia Huelva. Entrando en la ciudad nos separamos, JA seguirí hacia Bellavista. Yo me dirigía al centro, donde estaba instalado el mercadillo de Ayre Solidario que quería visitar. Pero antes, tengo ocasión de ver como un tipo con un ciclomotor  -y total desprecio por lar normas de circulación y de convivencia- se salta dos semáforos en rojo. ¡Menudo anormal!



Ensalada y pasta con anchoas,fue mi almuerzo casero

Finalmente nos salió una buena ruta gravel, con buenos números, podéis verla en el siguiente enlace STRAVA

29 abril 2018

Vaqueiros "PR8 Em busca do Vale Encantado"

Tocaba ruta de senderismo y para esta vez elegimos una en la freguesia de Vaqueiros, concretamente el PR8 EM BUSCA DO VALE ENCANTADO. Es un recorrido que ya habíamos hecho anteriormente, pero que me apetecía mucho repetir.
Poco después de las nueve partíamos el grupo de once senderistas, acompañados de "Pirata" un nuevo compañero canino, en dirección al Barragem de Vaqueiros. Nada más empezar veíamos que con la floración en su apogeo, disfrutaríamos de una jornada de goce botánico y estético. Las flores grandes y blancas de las jaras (estevas); cantuesos, amapolas y las innumerables y delicadas florecillas que adornaban los montes por los que nos movíamos, más el verde primaveral de las colinas y los árboles, en una primera parte de suave ascensión, convirtieron nuestra caminata en un auténtico placer para el olfato y la vista.

FLOR DE JARA O DE ESTEVA (PT)





vistas panorámicas de los montes 

Pepe, poco antes de comenzar el descenso al Vale Encantado

Bajando al Vale Encantado





Acercándonos a Madeiras (Foto de Pepe)


Madeiras

Foto de Pepe

La aproximación al valle de la Ribeira de Odeleite, para pasar por Madeiras, es una gozada si se hace en un día tan apropiado para caminar como el que tuvimos, tanto por la temperatura como por las nubes que no dejaban que el sol calentara demasiado.
La parte más exigente del recorrido es la segunda, a partir de Madeiras, con la subida que deja atrás el valle y llega hasta la localidad de Monchique, lugar de mayor altitud de la ruta, superando tramos de fuertes pendientes. 
Objetivamente, hay que considerarla una ruta exigente, los números lo corroboran, ya que se suben más 500 m en poco más de 10 km.


En el puente sobre la Rib. de Odeleite

Ribeira de Odeleite
Como la Casa de Pasto Teixeira de Vaqueiros ya no sirve comidas (refeições) subimos con los coches hasta Martim Longo para comer en el restaurante MONTE BRANCO y, francamente, lo hicimos muy bien.
Después bajamos hasta la ribera del Guadiana y en el quiosco-bar de Alcoutim nos tomamos la última mientras descargaba un chaparrón.

 Sanlucar de Guadiana desde Alcoutim
LA RUTA EN STRAVA

27 abril 2018

Nueva chica en la oficina

ORBEA OIZ M50


Tras una larga espera JA estrenaba nueva mountain bike, una espectacular Orbea Oiz M50, que impresiona nada más verla y salimos al campo para probarla. Para él significa un gran cambio respecto a su anterior bicicleta de montaña, una Specialized Stumpjumper FSR, con diez años de antigüedad, que tantas satisfacciones le había dado, aunque hacia tiempo que pedía un relevo.
Finalmente se decidió por otra doble suspensión y eligiendo la Oiz encontrará múltiples y ventajosos cambios respecto a la Specialized, ruedas más grandes, 29" en vez de 26", cuadro monocasco de carbono, mejores suspensiones, más eficiencia en el pedaleo, menor peso, etc. 

Aunque, bajo mi punto de vista, es una bicicleta que pide un dorsal de competición, algo a lo que su dueño no es muy, o nada, aficionado, ya que me parece muy racing y la veo más para carreras - XC y Marathon- como a las que asiste el Orbea Factory Team, que para el MTB que nosotros hacemos, más orientado al cicloturismo.

En la primera toma de contacto notaba algunas incomodidades que le obligarán a pasar por el taller de la tienda donde la adquirió para que efectúen  cambios y ajustes en busca de una mejor posición del manillar, ya que ahora está demasiado bajo y cercano al sillín, cosa que quizás se resuelva con una potencia más larga, colocada con angulación positiva; también habrá que acortar cables que ahora sobresalen mucho y recolocar el mando del bloqueo de las suspensiones, muy sobresaliente.
Supongo que tras estos cambios para mejorar la ergonomía  se adaptará a una bicicleta que debe acelerar como un F1 y que está capacitada para adaptarse a las irregularidades del terreno y tener tracción y control en todo momento. ¡Qué usted la disfrutes y que yo lo vea! Ya hay otra criatura Oiz en el planeta mtb Julen Iturbe
Este es uno de los peculiares carteles con los que Ernesto "El Bocina" nombra algunos senderos. ¿Quién será el tal Micon Jones?


Por otro lado, esa tarde también fue el reencuentro con nuestro amigo Manuel "Cacaito" Díaz Mateos, que volvía a acompañarnos por los senderos, después de un tiempo alejado de los mismos. Esperamos que esa reincorporación sea definitiva. ¡Vamos Manuel, que no decaiga!
The return of Cacaito
Posando delante de la laguna donde había tenido mi última caída

23 abril 2018

Freguesias de Castro Marim y Tavira, Serranias Algarvias



Habíamos preparado un recorrido que se iba por encima de los 129 km y alcanzaba los 2.300 m de desnivel acumulado, con salida y llegada en Castro Marim, que transcurriría por freguesias de Castro Marim y Tavira. Tras un sábado con bastante lluvia, el domingo amaneció muy nublado y comenzamos esta ruta por el Sotavento Oriental en dirección NW. No habíamos completado cinco kilómetros cuando comenzaron las pendientes y a los diez, pasado Tanoeiro, ya teníamos que superar una rampa de más del 13%, terreno de constantes sube y baja y, después, llegará otra subida del 15% antes de Alta Mora. Por esta parte del recorrido disfrutamos de las carreteras solitarias y de buen asfaltado y de intensos olores de la flora. Cuando llegamos a Umbrias de Camacho (p.k. 32,2) nos cruzamos con un grupo de cinco ciclistas de carretera, número superior a los automóviles que circulaban por aquellas vías. Seguimos en dirección a Beliche y en Pocilgões nos esperaba otra pendiente de más 16%.


En algunos tramos la carretera estaba mojada
Las poblaciones de esas serranías consisten en pocas aldeas y diversos montes aislados o agrupados a lo largo de los barrancos en los que se establecieron las huertas y los campos de frutales. Antes de completar los 40 km llevamos más de mil metros de ascenso y hacemos una parada en Portela da Corcha. El bar está al borde de la carretera Tavira-Cachopo y lo atiende una pareja de ancianos de aspecto entrañable. Tomamos coca cola zero, lipton tea, plátano y barrita y subimos en dirección a Cachopo.





Camino hacia el vértice de Alcaria do Cume
El vértice geodésico de Alcaria do Cume es de primera magnitud y se localiza a 525 m de altitud, siendo uno de los puntos de referencia paisajista del Sotavento, aunque en una mañana tan gris y nublada nos perdíamos sus panorámicas. Por allí alcanzamos el punto más alto (507 m) de nuestra ruta. En el tramo siguiente hasta Alcaria Fría tendríamos varias subidas con un porcentaje medio del 10% según indicaban las señalizaciones de la carretera. Por allí recordaba los tiempos en los que desde Santa Catarina Fonte do Bispo hacíamos rutas por el monte y a subíamos  hasta dicho punto geodésico.

Avituallamiento en Cantinho da Serra
A partir de Alcaria Fria el recorrido se dulcifica un poco, siendo menos exigente y cuando llegamos a Bemparece, paramos en el restaurante Cantinho da Serra, pedimos un sande de presunto e queijo que compartimos, más un bocadillo de queso que llevaba y dos botellas pequeñas de agua, ese fue el segundo avituallamiento del día.

Durante la parada y a la vista del kilometraje completado, de la hora que era, de mi cansancio y de que Antonio quería estar de vuelta pronto, nos replanteamos la ruta. Decidimos acortarla y no subir por la cara Norte al Cerro São Miguel.  Reiniciamos la marcha con el descenso hasta la Ribeira do Alportel, son dos kilómetros con mucha inclinación, pasamos por Porto Carvalhoso y bajamos hacia la carretera de Sã0 Bras de Alporte a Santa Catarina Fonte do Bispo y giramos hacia esa localidad.
Vista del valle de Porto Carvalhoso
La carretera EN-270 hacia Tavira fue la de más tráfico de toda la jornada, porque coincidía con el día de mercado que tiene lugar el cuarto domingo de cada mes en Santa Catarina y es muy populoso. No fueron muchos kilómetros porque en un cruce encontramos el track de la ruta prevista y nos desviamos por una vieja carretera, sin coches, que nos llevará por Assêca y Barranco da Nora a cruzar el Rio Séqua y transitar por un bonito tramo de adoquinado. Disfrutando de la fragancia de azahar de los miles de naranjos que se cultivan en aquellas tierras algarvias. Esta parte del recorrido estaba pensada para evitar entrar por Tavira y al paso por Fonte Salgada nos despistamos un poco, Antonio estuvo muy atento y pronto conectamos con la ruta programada y llegamos al punto donde había que cruzar la Ribeira do Almargem, que corría bastante crecida. Decidimos no mojarnos y continuar por un camino paralelo al curso de agua que nos llevará a la EN-125 por la que llegamos a Conceiçao y de allí a la cercana Cabanas, ya en el Litoral, desde donde seguimos por la Ecovia, que no abandonamos hasta las proximidades de Vila Nova de Cacela para dirigirnos, después, hacia São Bartolemeu  y desde allí llegar a Castro Marim para acabar el recorrido de 112 km, en un tiempo en movimiento de 6:21:33 (una hora más de tiempo total), a una velocidad media de 17,6 km/h y con un acumulado de ascenso de más de 1.800 metros, según los datos de mi gps.
En definitiva, creo que acertamos con la reducción de la ruta, porque la prevista habría supuesto un mayor esfuerzo y más horas en movimiento, y con lo que hicimos nos dábamos por satisfechos. 
Por la Ecovia Litoral

La ruta en STRAVA

09 abril 2018

8 de abril de 2018. Cerro São Miguel y Paris-Roubaix

Rua Alexandre Herculano, Tavira
Vértice geodésico del Cerro São Miguel
La mañana era fresca cuando JA me recogía en su coche para ir hasta Vila Real de Santo Antonio (VRSA). Pasando por Castro Marim nos cruzamos con el amigo Nuno Alves, que con su nueva bici de carretera parecía salir de entrenamiento.
Dejamos el coche en el aparcamiento del Lidl y empezamos nuestro recorrido por el carril bici que conecta VRSA con Montegordo. Allí conectamos con la Ecovia do Litoral, que seguiremos para pasar por Altura, Manta Rota, Cacelha Velha, Cabanas. Al paso por esa localidad nos despistamos un poco porque las marcas de la ecovia, que en general están bastantes difuminadas o pérdidas, nos confundieron.

JA por la M-1242, siguiendo la Ecovia, camino de Cabanas





Puente inclinado, vallado y de paso prohibido, pero sin alternativa cercana.




Superado ese obstáculo, continuamos hacia Tavira, donde paramos a desayunar. Salimos de la hermosa ciudad algarvia cuando una campana tocaba una señal horaria (diez-España/once-Portugal). Los tramos que teníamos por delante fueron bonitos, ya que rodábamos próximos a la costa de Ría Formosa y la presencia del mar y de las salinas era cercanas. En uno de esos tramos adelantamos a una familia (padres y tres hijos) que hacían cicloturismo de alforjas.
Ponte de linha de caminho de ferro

Pequeno almorço en "Tavira Antiga"(Rua Alexandre Herculano)


Homenaje a una foto que hizo Julen Iturbe en ese mismo lugar en 2016

Familia practicando cicloturismo de alforjas por la ecovia

Camino de Fuseta

Antes de llegar a Fuseta dejamos la ecovia y nos dirigimos hacia el NW, para pasar el cruce de Murteira y dirgirnos a Moncaparacho. Desde allí seguimos la dirección para Cerro S. Miguel, que ya se veía al fondo. Iba a ser mi segunda subida a esa montaña y trataría de hacerla continuada. Cuando ya habíamos iniciado el ascenso nos adelanta una carrinha transportando a cuatro bikers con bicicletas de descenso. La subida ya se pone dura (14%) antes de cruzar el puente de la Autovía A22. El ascenso supone más de cuatro kilómetros con una inclinación media superior al 8,5 %, muy constantes, sin apenas un tramo de descanso donde relajar la musculatura. Subiendo a mi ritmo adelanté a JA y cuando rodaba en solitario me pasó un ciclista con bicicleta de montaña,fue el acicate para acabar la ascensión más motivado y así lograr mi propósito. Arriba hacía viento y estuvimos el tiempo justo para coincidir con los descenders, hacer algunas fotos e iniciar el descenso sin más demora. Como habíamos tomado mucho tiempo para realizar esa primera parte del recorrido del día, nos planteamos que la vuelta la haríamos por la misma ruta de ida. 
Poco que contar de esas horas de pedaleo hacia VRSA, salvo que tuve que cambiar la cámara pinchada de la rueda trasera de la CDF poco después de superar los 80 km y que  pensaba si nos daría tiempo de estar de vuelta en casa a tiempo de ver la llegada de la Paris-Roubaix. Cosa que logramos. Fue una carrera marcada por la victoria del inigualable Peter Sagan y la trágica muerte de Michael Goolaerts
Cerro S. Miguel es un mirador excelente de la costa sur del Algarve

Gravel Café en la cumbre

Descenso (Downhil DH) en el Cerro S. Miguel

Los dos abuelos de Gravel Café escalaron el Cerro S. Miguel



Pecador en la Ribeira do Almargem, entre Cabanas y Tavira
Comentar que JA estrenaba su nueva bici gravel/cicloturismo en una ruta larga,  Cannondale quick cx adquirida en Bicicletas SuperPrestigio, y por mi parte había colocado las "ruedas de montaña" en la CDF,  con cubiertas Schwalbe G-One 700x38c y casete 11/36, con el que subir mejor el puerto.
 
La ruta en Garmin Connect