09 abril 2018

8 de abril de 2018. Cerro São Miguel y Paris-Roubaix

Rua Alexandre Herculano, Tavira
Vértice geodésico del Cerro São Miguel
La mañana era fresca cuando JA me recogía en su coche para ir hasta Vila Real de Santo Antonio (VRSA). Pasando por Castro Marim nos cruzamos con el amigo Nuno Alves, que con su nueva bici de carretera parecía salir de entrenamiento.
Dejamos el coche en el aparcamiento del Lidl y empezamos nuestro recorrido por el carril bici que conecta VRSA con Montegordo. Allí conectamos con la Ecovia do Litoral, que seguiremos para pasar por Altura, Manta Rota, Cacelha Velha, Cabanas. Al paso por esa localidad nos despistamos un poco porque las marcas de la ecovia, que en general están bastantes difuminadas o pérdidas, nos confundieron.

JA por la M-1242, siguiendo la Ecovia, camino de Cabanas





Puente inclinado, vallado y de paso prohibido, pero sin alternativa cercana.




Superado ese obstáculo, continuamos hacia Tavira, donde paramos a desayunar. Salimos de la hermosa ciudad algarvia cuando una campana tocaba una señal horaria (diez-España/once-Portugal). Los tramos que teníamos por delante fueron bonitos, ya que rodábamos próximos a la costa de Ría Formosa y la presencia del mar y de las salinas era cercanas. En uno de esos tramos adelantamos a una familia (padres y tres hijos) que hacían cicloturismo de alforjas.
Ponte de linha de caminho de ferro

Pequeno almorço en "Tavira Antiga"(Rua Alexandre Herculano)


Homenaje a una foto que hizo Julen Iturbe en ese mismo lugar en 2016

Familia practicando cicloturismo de alforjas por la ecovia

Camino de Fuseta

Antes de llegar a Fuseta dejamos la ecovia y nos dirigimos hacia el NW, para pasar el cruce de Murteira y dirgirnos a Moncaparacho. Desde allí seguimos la dirección para Cerro S. Miguel, que ya se veía al fondo. Iba a ser mi segunda subida a esa montaña y trataría de hacerla continuada. Cuando ya habíamos iniciado el ascenso nos adelanta una carrinha transportando a cuatro bikers con bicicletas de descenso. La subida ya se pone dura (14%) antes de cruzar el puente de la Autovía A22. El ascenso supone más de cuatro kilómetros con una inclinación media superior al 8,5 %, muy constantes, sin apenas un tramo de descanso donde relajar la musculatura. Subiendo a mi ritmo adelanté a JA y cuando rodaba en solitario me pasó un ciclista con bicicleta de montaña,fue el acicate para acabar la ascensión más motivado y así lograr mi propósito. Arriba hacía viento y estuvimos el tiempo justo para coincidir con los descenders, hacer algunas fotos e iniciar el descenso sin más demora. Como habíamos tomado mucho tiempo para realizar esa primera parte del recorrido del día, nos planteamos que la vuelta la haríamos por la misma ruta de ida. 
Poco que contar de esas horas de pedaleo hacia VRSA, salvo que tuve que cambiar la cámara pinchada de la rueda trasera de la CDF poco después de superar los 80 km y que  pensaba si nos daría tiempo de estar de vuelta en casa a tiempo de ver la llegada de la Paris-Roubaix. Cosa que logramos. Fue una carrera marcada por la victoria del inigualable Peter Sagan y la trágica muerte de Michael Goolaerts
Cerro S. Miguel es un mirador excelente de la costa sur del Algarve

Gravel Café en la cumbre

Descenso (Downhil DH) en el Cerro S. Miguel

Los dos abuelos de Gravel Café escalaron el Cerro S. Miguel



Pecador en la Ribeira do Almargem, entre Cabanas y Tavira
Comentar que JA estrenaba su nueva bici gravel/cicloturismo en una ruta larga,  Cannondale quick cx adquirida en Bicicletas SuperPrestigio, y por mi parte había colocado las "ruedas de montaña" en la CDF,  con cubiertas Schwalbe G-One 700x38c y casete 11/36, con el que subir mejor el puerto.
 
La ruta en Garmin Connect

04 abril 2018

Monesterio - Fregenal de la Sierra

Durante la noche no concilié bien el sueño porque en la cama tenía calor. Antes de las siete de la mañana preparé las bolsas del equipaje, me vestí de ciclista y baje a la cafetería, donde ya desayunaban Alberto y Julen. Durante ese rato y el del pago de la habitación en recepción, estuve informándome con unos paisanos por donde coger la ruta pedestre para el Monasterio de Tentudía, me dieron referencias y confirmaron lo que ya había visto en un mapa y en el callejero de Monesterio, que debía salir por la calle Primero de Mayo.  
El primero en dejar el hotel fue Alberto, hacia la parada de autobuses. Después Julen trajo del garaje su bici y la mía, él ya con su mochila a la espalda, yo coloqué las bolsas en la Cannondale y con las primeras luces del día marchamos hacia la parada del bus para despedir a Alberto. Allí lo encontramos con su bici ya desmontada y "plastificada"; nos despedimos de él y a la hora prevista llegó el bús procedente de Sevilla, en cuya bodega acomodamos la bici. Ese vehículo lo llevaría hasta Cáceres, donde tomaría otro para Euskadi y sobre las diez de la noche esperaba llegar a casa, después de acabar las ocho etapas de la #CicloExtremaña junto a Julen. Este continúa ruta y la etapa de hoy le lleva hacia el Sur, vamos juntos por el Paseo de Extremadura hasta la esquina de la calle por donde me desviaré hacia Tentudía. Nos despedimos con el deseo mutuo de volver a tener ocasión de rodar juntos.  
La etapa de hoy será en solitario y mi idea es llegar a Tentudía, luego continuar por carretera hasta Cabeza la Vaca y acabarla por caminos hasta Fregenal y la haré al modo clásico o arcaico, con mapa y preguntando.
Ruedo hacia el Oeste con la luna bajando en el horizonte. Pasado un cruce de caminos me detengo y desde un coche que me seguía me indican que el camino hacia Tentudía es el de mi izquierda. Gracias. En el cruce está la granja de cerdos que el camarero de la cafetería me había dado como referencia. Sigo ese itinerario y pronto el río Bodión cruza por el camino, lo supero sin mojarme. Poco más adelante un zorro sube un muro para luego cruzar lentamente el camino y, cuando me ve, salta al otro lado desapareciendo en el bosque.
Río Bodión, que aguas abajo está embalsado por la Presa de Tentudía

Esta primera parte del día me la tomo con calma, tiene un repecho duro, ya que los primeros diez kilómetros serán de ascenso hasta el Monasterio de Tentudía.
 Puerto de las Cruces, 834 m, antesala de Tentudía
En este punto hecho una ojedada al Mapa de Ámbito Comarcal Tentudia Aracena (2010) 1:50.000 para enlazar con la carretera BA-109 por la que subo hasta el Monasterio. Lo encuentro cerrado y también el bar cercano y como en la cumbre hace mucho viento, hago unas fotos y para abajo con frío.

En Tentudía se sube hasta los 1103 m, altura máxima de la provincia de Badajoz
Bajando por la carretera se puede seguir la "Ruta del Paraje del Moro", pero como no estaba claro que pudiera conectar (por alambradas) con la carretera, opté por seguir bajando por asfalto hacia el cruce de Cabeza la Vaca, a una distancia de 14 km. 
Poco más de 1 km después del cruce me desvío a la derecha cuando veo un cartel: pozo de nieve. Estoy en la cara Norte de la Sierra de Tentudía y allí quedan los restos del pozo de nieve y de la alberca anexa, son pequeñas estructuras de piedra que servían para almacenar la nieve de los meses de invierno, guardarla y prensarla en su interior para, convertida en hielo, poder usarla durante los meses de verano, con varios fines, médicos, culinarios, lúdicos.



Pozo de nieve

Alberca

Continúo por la BA-109, totalmente solitaria y por ella cruzaré el Puerto de los Ciegos y pasaré cerca de otros altos como Cumbre de las Ceborillas, Cerro Gordo, Collado Garrido, Cerro del Castaño hasta llegar a Cabeza la Vaca.

Vista hacia el N, al fondo Calera de León

Vista al S, al fondo Arroyomolinos de León, desde Collado Garrido en la BA-109
Cuando llego a Cabeza la Vaca llevo más de 25 km y tengo ganas de tomar alguna cosa. En el centro del pueblo hay varios bares y estuve entrando y saliendo de algunos muy concurridos, hasta que finalmente me decidí por el Bar Ramón, donde pido café y tostada.
Iglesia de Ntra. Sra. de los Ángeles, Cabeza la Vaca
Plaza del Rollo o Picota, Cabeza la Vaca
Era Domingo de Resurrección y en la plaza tiraban cohetes anunciando, según me contó el joven camarero del bar donde desayunaba, la popular fiesta de la quema del "Judas", muñegote relleno de petardos. Pero no tengo tiempo para esperar la fiesta y después de charlar un rato con un par de colegas que también desayunaban allí y me dan referencias de caminos, reanudo la marcha. 
Salgo del pueblo y primero ruedo por el deteriorado asfalto de una vieja carretera. Pero tendré que parar y volver atrás un trecho ya que había pasado el cruce con el camino que hice en la anterior etapa con Julen y Alberto, ese que que se cruza con el Arroyo Astillero y después pasa por el Cortijo de Llano Ventura y que me llevará hasta Segura de León.

Cortijo de Llano Ventura
En Segura de León pregunté para resolver una duda y el hombre con el que hablé me dijo que antes saa mucho en bicicleta con un amigo, pero que este sufrió un ictus hace cinco años y desde entonces no montaba. Es entonces cuando pienso que soy afortunado disfrutando del cicloturismo. Para Bodonal sigo por el camino, ya conocido, que pasa por la Ermita Virgen de las Flores y al poco se llega al pueblo. A la salida de Bodonal busco la dirección para la piscina municipal y sigo el Camino "Vereda de Jerez" en dirección Noroeste. Por ese itinerario se dejan de lado varios cortijos y allí coincido con algunos ciclistas domingueros. Después de cruzar la vía del ferrocarril Huelva-Zafra veo varías señales de Ciprés Calvo.



Mi empeño en ver ese monumento natural, constituido por ese árbol singular llamado "Ciprés Calvo de la Mimbre" fue infructuoso porque se localiza dentro de un recinto vallado, al que sólo se puede acceder concertando cita previa por teléfono en la Oficina de Turismo de Fregenal. Una faena, vaya. 


Este ciprés de 30 metros se alza entre un bosque de fresnos, junto al Arroyo de la Mimbre. Se trata de uno de los escasos Cipreses de Pantano de gran porte dentro de la Península Ibérica.

¡Qué tiempos estos en los que hay que enjaular un árbol!

La etapa acaba en el bar de la estación de autobuses de Fregenal, donde pido un bocadillo de tortilla de patatas y una coca cola, en ese momento la cerveza no era lo más adecuado para mi, antes de conducir el coche para volver a casa.
Acabaron mis dos rutas por la comarca de Tentudía. La equipación que llevé de Gravel Café - 5Quinas me resulto muy adecuada para el viaje. Tanto el maillot 2 en 1 como el culote 3/4 fueron prendas con buen resultado para las temperaturas que hubo, entre 3 y 23 grados.

Fue otra ocasión para practicar bikepacking, esta vez con la Cannondale, para lo que llevé: bolsa de sillín KTM, bolsa de manillar Topeak, top tube Topeak y un nuevo portabidón textil btwin, adquirido recientemente, y que permite llevar dos bidones (uno con agua, otro con isotónico). Mis amigos son de llevar todo su equipaje en mochila a la espalda. Yo tan sólo la utilizo para llevar alguna prenda ligera (cortavientos, gorra, manguitos) o cosas que tener a mano (dinero, documentación,  botiquín...)

Por último, aunque en las dos etapas rodé por carreteras asfaltadas y por buenos caminos, hubo algunos tramos complicados en los que me alegré de llevar la BTT (por la suspensión y los frenos) en lugar de la gravel. Así tuve un viaje fue más cómodo y seguro.



03 abril 2018

Fregenal de la Sierra - Monesterio

Viajo en coche hasta Fregenal de la Sierra en un par de horas de viaje. Allí tenía previsto reunirme con Julen Iturbe Ormaetxe y Alberto Etxeandia, que realizaban su #CicloExtremaña para acompañarles hasta su fin de etapa en Monesterio. Aparco en la estación de autobuses, saco la bici del coche y voy hacia el centro del pueblo. A las 10:30 veo un WhatsApp de Julen que me dice que están en el Café Bar España y para allá me voy. Abrazos, saludos, rato de charla y cuando salimos al Paseo de la Constitución, rodeado de destacables y hermosos edificios como la torre homenaje del castillo-fortaleza, la Iglesia de Santa María de la Plaza, la Plaza de Abastos y el Ayuntamiento hago fotos para el recuerdo.


Fregenal de la Sierra, Paseo de la Constitución
Es ya media mañana cuando salimos del pueblo siguiendo una pista que nos llevará hacia el Este durante algunos kilómetros. Allá que vamos a lomos de tres bicicletas con ruedas de distintos tamaños (26, 27.5 y 29 pulgadas. En esta ocasión puedo despreocuparme del itinerario, ya que tanto Julen como Alberto lleván el track en sus gps y tan sólo tengo que seguirlos. Hasta Bodonal de la Sierra el rodar es fácil, por caminos, veredas y también con algunos tramos encementados. 


Edificio con el Ayuntamiento, al izquierda, y el Hogar del Pensionista de Bodonal de la Sierra (Julen aprovecha la parada para estirar)

"No me quitéis más de aquí donde el pueblo me quiere tener", son la palabras grabadas en el pedestal de la estatua que corona la fuente de la Plaza de España de Bodonal, con la Iglesia Parroquial de San Blas, su patrón 
También será fácil el tramo hasta Segura de LeónEl track se mete en el pueblo por la muy empinada calle Cristo de la Reja y sigue por la calle San Francisco hasta llevarnos hasta la Plaza de España. Después salimos del pueblo  (siguiendo el track) por una calle de dirección prohibida y de bajada hasta las puertas del C.P. Ntra. Sra. de Guadalupe.





Julen y su Orbea Oiz, que es objeto de su tesis doctoral



Alberto y Julen, dos buenos rodadores, por el  camino a Segura de León


Segura de León



Durante la continuación de la etapa hacia Calera de León atravesamos varias dehesas y fincas ganaderas, por buenos caminos casi siempre y también con algún sendero más perdido, y como cruzamps varios arroyos y barrancos muy crecidos, los pies acabaron mojándose y fue el cruce del río Ardila, el de más anchura y de más crecida  corriente, el más largo de atravesar.



La subida hacia Calera de León también supuso un buen "calentón", hasta alcanzar la calle Pelay Pérez Correa. Allí nos planteamos si continuar o parar a comer ya que son más de las dos de la tarde, optamos pr la terraza del bar más cercano, el Mesón Extremadura, donde comimos unos bocadillos muy buenos.


El último tramo hasta Monesterio será de poco más de seis km, acabando la etapa en la misma puerta de Hotel Leo, donde teníamos reserva. Mis amigos seguro y yo pensaba que también, pero me había equivocado y la tenía hecha en el Complejo Leo 24H, del mismo Grupo LEO, pero que está situado a 8,6 km del pueblo, junto a la autovía A-66.  El joven que nos atendía en recepción hizo una llamada a ese establecimiento y solucionó el asunto, cambiando la reserva de una sitio a otro, para que pudiéramos estar los tres juntos. ¡Qué alivio!
Después atravesamos casi todo el pueblo para encontrar una gasolinera con manguera para quitar el barro de las bicis.


Julen acabando de limpiar la bici. En su mochila lleva todo lo que usará durante las ¡15 etapas!

Por la tarde paseamos por Monesterio y en la Plaza del Pueblo, en una de las puertas de la Iglesia de San Pedro cuelga un cartel con la imagen de Manuela Chavero, vecina de la localidad, desaparecida desde la madrugada del 5 de julio de 2016.