16 diciembre 2011

Trilho: camino, sendero, vereda






Ayer salí con la btt para  pedalear por algunos de mis caminos y senderos preferidos, con la idea de fotografiarlos con la luz mortecina del atardecer de diciembre.  Me encanta los paseos como ese, donde me siento sólo y libre, disfrutando de los silencios y de los sonidos del bosque, rodando a un ritmo pausado en el que la mirada tiene tiempo de posarse sobre el manto verde de las copas de los pinos o descubrir en esta época setas y hongos. Palabras como sosiego, tranquilidad o armonía adquieren significado en una tarde así. Mientras mi mente se va abriendo y aireando, rememoro algunos momentos del día analizándolos para tratar de mejorar y cuando regreso a casa quizás las piernas no estén cansadas pero siento la cabeza más despejada y abierta.