19 julio 2012

Furnas do Enxofre y Serra do Cume

Viajamos al centro de Terceira para visitar las Furnas do Enxofreun fenómeno de vulcanismo secundário, constituido por fumarolas que liberan gases a la superfície a través de um sistema de fisuras en torno a las cuales se forman algunos depósitos de azufre o enxofre. El azufre se cristaliza en bonitas flores de color amarillo vivo, aunque en otros lugares predomina el rojo, impregnando la tierras y las rocas. Los humos dan un aspecto irreal a este húmedo e  intrigante paisaje.









Uva da serra


En el Sureste de Terceira se situa la Serra do Cume y hasta su cima, 545 m., subimos para admirar algunas de las más completas panorámicas del concejo de Praia da Vitória. De una lado la bahía de Praia da Vitória y la planicie de Lajes.

Al fondo Praia Victoria, vista desde la ladera oriental de la Serra do Cume

Las suaves vertientes de este antiguo volcán,  en la ladera occidental de la Serra do Cume


La gran planicie interior de la isla, un mosaico de campos con sus típicos "cerrados" separados por muros de piedra negra y hortensias donde pacen vacas lecheras.

Sobre el  mirador construido en 2008


Terceira: Biscoitos

Biscoitos es una freguesía situada al Norte de Terceira. Su topónimo proviene del basalto negro, la tierra derivada de la lava seca de los volcanes, al que en el archipiélago se dá el nombre de “biscoito”, por analogía con el pan que llevaba dos coceduras con el fin de aguantar los viajes marítimos. Los biscoitos son capas de lavas procedentes de antiguas erupciones volcánicas, que forman piscinas naturales muy frecuentadas en verano. Una de las mejores es la llamada Calheta dos Biscoitos.









Biscoitos es además célebre por sus viñas, dado que su tipo de suelo que permite buenas condiciones para su cultivo, produciéndose aqui el famoso Vino Verdelho de Azores del que, se dice, fue consumido por los navegantes en la época de los Descubrimientos Portugueses. Las viñas están protegidas por las llamadas "curraletas", muros en piedra basilar. Cada uno de estos corrales alberga una media de nueve cepas y en la actualidad, también, forman parte del legado patrimonial rural. 

Imperios de Terceira


"Imperio" en São Sebastião







Una tradición de las Azores es el culto al Espíritu Santo, especialmente en la Isla de Teceira. Cada pueblo y cada barrio posee su "imperio do Espírito Santo", nombre dado a unas capillas vistosamente decoradas, con los vanos cubiertos de vidrieras y adornados con cortinas y rematados por la corona imperial. A los impérios está normalmente asociada uma dispensa o copeira, espacio destinado al almazenamiento de los aderezos utilizados, de los víveres y vituallas y para la confección y distribución de funciones y demás rituales.  La mayoría de estos edificios datan del s. XIX o de principios del s. XX, probablemente como resultado de la llegada entonces de fondos de los emigrantes en Brasil y California. Los Imperios do Espírito Santo son mantenidos por hermandades cuya misión principal es organizar las fiestas, que siguen un ritual cuya práctica se remonta al principio de la colonización, cuando los isleños adquirieron la costumbre de invocar al Espíritu Santo con ocasión de las catástrofres naturales. En un principio su vocación era esencialmente caritativa y uno de los objetivos principales era organizar un comida para los pobres. Todavía hoy, con motivo de la fiesta, el pueblo elige un emperador, que es coronado por un sacerdote, y recibe los atributos, que son el cetro y la corona, ofrecidos en una bandeja de platga. A continuación el emperador es conducido al imperio y allí recibe las ofrendas para distribuir a los pobres y les invita a compartir con todo el pueblo el banquete; más tarde se celebra la tradicional tourada à corda.


Tourada à corda en Angra do Heroismo, donde todas las tardes había alguna.

Javier se acercó más al toro

Delante de mi particular "imperio do Espirito Santo", donde tuve que acudir en busca de cuidados médicos