04 abril 2016

VIA ALGARVIANA 2 - SALIR-VAQUEIROS

25 de marzo, Viernes Santo.  La etapa "reina", con los Sectores 6, 5 y 4 sería una prueba de resistencia para todos los que nos embarcamos en el trayecto SALIR-VAQUEIROS por la VA.
Fran, que no se había recuperado de sus problemas musculares decidió hacer el recorrido por carretera y AlbertoB decidió acompañarlo.

Desayuno en Casa d'Mãe
Preparados para rodar


Salir es una freguesia del Concelho de Loulé, situada en Beira Serra, la transición entre el Barrocal y la Sierra en la interesección del Alentejo y el Algarve. El recorrido lo iniciamos por antiguos senderos encerrados entre muros junto a viviendas dispersas o agrupadas en pequeñas aldeas





Rio Seco

Cerca de Carrasqueiro y una vez atravesada su riberia el recorrido seguía un barranco, atractivo por su arboleda pero con porcentajes de subida muy elevados (22-24%) entre el Cerro do Galego y los Altos da Xincheira. Tal dureza que a JA y a mi nos obligó a subir andando y hablamos de la alternativa de continuar la ruta por carretera. Por delante se escapaban Julen, AlbertoE, Antonio y Javier, a los que no vimos hasta que incansables empujaban las bicis por un último tramo empinadisimo atravesando un pequeño pinar. Entonces les grité ¡Hasta luego! ¡Nosotros seguiremos por carretera!! 

 

El trazado de la Via Algarviana discurre en paralelo a la carretera que nos llevaba hacia Barranco do Velho y a veces veíamos a los cuatro jinetes en sus ciclos siguiéndola. Con quienes volvimos a encontarnos en el Moinho da Eira de Agosto. Allí decidí continuar viaje junto a ellos, por el campo; a la vez que José Augusto prefirió seguir por la carretera. Decisiones de las que no tuvimos que arrepentirnos.
 Moinho de vento da Eira de Agosto
 

Antonio A y Alberto E
En plena Serra do Caldeirão
Casa de Cantoneiros en Barranco do Velho

La pareja de vascos incansables: Julen Iturbe y Alberto Etxeandia
El recorrido de casi 30 km Barranco do Velho hasta Cachopo se no hizo largo por su perfil topográfico muy quebrado, debido a los numerosos barrancos que tuvimos que atravesar, bajando y subiendo constantemente, apenas sin un kilómetro plano, lo que añadía evidentes dificultades a nuestra marcha.
  
Un alto para charlar, comer, descansar en el fondo de uno de los barrancos del día
 
JulenI, AntonioA, AlbertoE, JavierO
CXMEN


JavierO
Cuando llegamos a Parizes, una pequeña aldeia situada en la Serra do Caldeirão en el conchelho de S. Bras de Alportel, necesitábamos beber y comer y en el bar "Fortes" encontramos plátanos y refrescos. Estando allí, Jose Agusto me cuenta por teléfono que se ha encontrado en Cachopo con Fran y AlbertoB y que juntos continuarán hasta Vaqueiros. En Parizes la Via Algarviana se cruza con la Rota da Cortiça, un proyecto que trata de poner en valor el corcho, principal sustento de esta zona de la Sierra de Caldeiraão,  muy afectada por el fuego del verano de 2012.

Parizes, bar Fortes

 Cortiça

Ribeira de Odeleite, que cruzaremos más de una vez
Cuando pasamos por la aldea de Castelão algunas ancianas, ataviadas muy tipicamente (sombrerillo, pañuelo y chaleco de lana), se asomaron a las puertas de sus encaladas casas. Nosotros continuábamos recorriendo caminos serranos para acabar el Sector 5 y antes del final pasamos por Currais, entre ladridos de enfurecidos perros y con el viento azotando las cimas. Sólo restaban unos kilómetros para entar en Cachopo, pero al famélico quinteto se le niega comer en el restaurante "A Charrua" porque é feriado. Menos mal que nos quedaba el Bar das Palmeiras. Las fotos de más abajo hablan por sí sólas.
Interior del Bar das Palmeiras, en Cachopo

Bar das Palmeiras, a sus tostas mixtas  habría que hacerle un monumento
Tras el "subidón" de energía y ánimos que nos reportó la parada en Cachopo afrontamos el Sector 4, el último para llegar a nuestro destino. Este tramo pasa por algunas pequeñas aldeas como Casas Baixas, Amoreira y Monchique antes de acabar en Vaqueiros y tenía también su buenas subidas, con lo que la ganancia de altura se fue incrementando hasta alcanzar casi los 2.000 metros de desnivel positivo acumulado en todo el día.
Cuando llegamos a las seis de la tarde las habitaciones de Casa d'Aldeia ya estaban adjudicadas y ocupadas por los "de la carretera" que habían llegado varias horas antes.

El grupo dispuesto a cenar en la Casa de Pasto Teixeira, en Vaqueiros
 


Filhós/Filhóses


Datos de Julen: 63,2 km /Desnivel + 1.988 m. /Tiempo en movimiento 5h26
  

03 abril 2016

VIA ALGARVIANA 1 - SILVES--->SALIR

SILVES, coronado por la Sé Catedral y el Castelo


La pandilla de los ocho antes de dejar Silves

El Jueves 24 teníamos por delante tres sectores de la Via Algarviana para llegar hasta Salir. Sector 9 Silves - S. Bartolomeu de Messines /Sector 8 Messines - Alte /Sector 7 Alte - Salir. Había variedad de máquinas, pero con una mayoría de bicicletas full suspension (cuatro  de 26" y dos de 27,5"), a las que se añadían una de 29" y una de ciclocross (sic).

En el primer sector, cerca de la ribeira do Enxerim, tuve el primer y único contratiempo de toda la ruta, una pequeña caída al precipitarme desde un estrecho de sendero sobre unas jaras. Supongo que al ser la primera vez que hacia cicloturismo de montaña con la Cannondale, en la que la bolsa de manillar hacía la dirección más nerviosa e inestable, lo que unido a mi impericia, hizo que el porrazo fuera inevitable. Todo quedó en susto y en rasguños en la pierna derecha y también en un buen rato de pensamientos sobre como bajar el peso, tanto en gramos como en altura, para tener una bicicleta más manejable.
Pero a mi no sería el único a quien la etapa acarrearía problemas. Pocos después le tocó a Fran Cortés arreglar la rueda trasera, ya que tuvo un reventón en la primera bajada que hizo a "saco".
José Augusto
Fran Cortés
Barragem do Funcho
En este tramo de la VA se pasa por encima de la presa de Funcho
Reagrupamiento
Barragem do Funcho

Antonio rodando pegado al Barragem do Funcho. 

Cuando no habíamos acabado el tramo favorable de Funcho, Julen tuvo un problema en la rueda trasera de su Orbea, ya que inesperadamente y sin causa aparente se desinfló con rapidez, pero el problema no quedo en eso, si no en la imposibilidad de desenroscar la arandela que aprisionaba la válvula tubeless a la llanta, sin un alicate. Pero para sosiego de Julen, allí estábamos Javier y yo para solventarlo con imaginación y maña. Todos estos contratiempos nos hicieron pasar por São Bartolomeu de Messines a la hora de comer y allí paramos en un bar para el primer avituallamiento del día.
Después de esa localidad el recorrido de la VA parece que jugara al despiste, yendo de un lado a otro sin aparente sentido. Al acabar un largo tramo de piedra rojiza la rueda trasera de la bici de Fran necesitó de una nueva reparación ¡pinchazo, cambio de cámara!
Javier en el tramo de piedra rojiza después de S. B. de Messines
José Augusto
Antonio, acabando el tramo descendente de dura y rojiza  piedra
Revisión de la Orbea Oiz de Julen
Pomar de laranjeiras, donde disfrutamos del intenso olor del azahar
pomar de laranjeiras, onde o cheiro a flor de laranjeira não o deixará indiferente! - See more at: http://www.viaalgarviana.org/index.php/sectores/sector-8/#sthash.mAStIhhm.dpuf
Alberto B
Antigua pila lavadero

Cuando nos quedaba un buen trecho hasta Alte, el grupo ya andaba algo disgregado y a Fran las subidas le castigaban la desentrenada musculatura de sus piernas. Cuando llegamos a la localidad paramos cerca de la Igreja Matriz para merendar algo y para reagruparnos. Cuando nos juntamos y en vista de su mal estado físico (tuvo calambres en una pierna) Fran decide acabar la etapa por carretera y yo lo acompaño en su recorrido. El resto continuó por el trazado de la VA. El recorrido por la N124 entre Salir y Alte es de relieve suave y a partir de Benafim, donde paramos un momento para tomar un refresco y un café, es bastante favorable, por lo que llegamos al alojamiento previsto antes que el quintento que continuaba por el campo. En Casa d'Mãe fuimos recibidos por un par dees ladradores y la señora que la regenta, que mientras tomaba nota de nombres e identificación nos obsequió con un par de Mini Sagres. Nuestros amigos no tardaron mucho en llegar y entonces apareció el señor de la casa, un simpatico anciano de ochenta y siete años, que trajo un cubo con más cervezas para los recien llegados.  Una vez distruido el grupo por las diferentes estancias del complejo y después del aseo y descanso, al anochecer caminamos un rato hacia Salir para cenar en el restaurante "Papagayo Dourado".                     
SALIR, desde Casa d'Mãe
Atardecer en Casa d'Mãe (Salir) con Mini Sagres y reparación de cámara
omar de laranjeiras, onde o cheiro a flor de laranjeira não o deixará indiferente! - See more at: http://www.viaalgarviana.org/index.php/sectores/sector-8/#sthash.mAStIhhm.dpuf