17 mayo 2016

Porque ella no lo pidió

Enrique Vila-Matas (EVM) es un autor por el que me interesé hace algunos años.

Me atraía su estilo, mezcla de ficción y experimentación, con textos llenos de referentes literarios y en febrero de 2005, durante un viaje a Évora, compré un ejemplar de su obra História abreviada de la literatura portátil, editada en portugués por ASSÍRIO & ALVIM. Al final de ese año, en diciembre, adquirí en Sevilla ese libro en español.

También tengo un ejemplar de Bartebly y compañía, fechado el 17-09-2008 en Cádiz.

Además de estos títulos he seguido sus artículos de la serie CAFÉ PEREC en las páginas de EL PAÍS.
Cuando recientemente mi amiga CGS me regaló Porque ella no lo pidió me agradó sobremanera. Tenía en mis manos una obra de EVM, bellamente editada por Lumen con las ilustraciones de Sonia Pulido.


Si existe un autor en la narrativa española que encarne la autoficción, es sin duda Enrique Vila Matas. Su trayectoria literaria se ha caracterizado por la fusión de la autobiografía, el ensayo y la ficción, eliminando las líneas que delimitan a su persona de sus narradores.

 Acerca del libro en palabras del autor

Como es un libro con letra clara y espaciada y no muchas páginas, inmediatamente empecé a leerlo y enseguida me engancharon los referentes que aparecían en el Viaje de Rita Malú, prime capítulo de los tres que componen el libro. Sophie Calle, Paul Auster, Azores, isla de Pico y el Café Sport o Peter Café Sport de Horta en la isla de Faial, que conocí recientemente por ser el organizador de la prueba PETER CAFE SPORTMOUNTAIN BIKE RACE 2016 donde participaron mis amigos gaditanos Maria del Mar Lara y Jaime Andrés Castro. Es una prueba de BTT compuesta por tres etapas, a disputar en tres días, con un recorrido total de 300 km, con la particularidad de que cada etapa se celebró el pasado mes de Abril en islas diferentes: Pico el día, 23,
   São Jorge el dia 24 de abril y Faial el dia 25 de abril.

Me gustaban las coincidencias o casualidades, que iban apareciendo en el texto junto a temas como la la metaliteratura, a la que tan dado es el autor, la confrontación ficción vs realidad, o la vida de y literatura, realidad y ficción, inteligencia y humor, todo ello hizo de su lectura un verdadero placer. Y en especial ha servido para renovar mi deseo de volver a Açores y conocer las islas del Grupo Central del archipiélago. 

Gracias Carmen



El 17 de abril de 2015 EVM publica este texto sobre el libro en el diario Ahora.

Si os interesa una opinión sobre el libro podéis leerla en anikaentrelibros

01 mayo 2016

IV HUELVA EXTREMA

En esta edición de la prueba no pude colaborar con la organización a causa de una lesión. No obstante fuimos seguidores de la misma y primero llegamos hasta El Campillo, km 55 aproximadamente, donde a las 11 vimos el paso de la cabeza de carrera, la clase alta, haciendo fotos bajo una fina lluvia.
1 F. Javier Macias (General y 1º Elite) / 12 Diego Gonzalez (8º de la general ySub-23) El equipo SportBici-Scott encabezando la carrera en la subida para El Campillo.
Nacho Blanco Marquez (Sport Bici - Scott)
Jose M. Sánchez Ruiz (Sport Bici - Scott)
José Jiménez Rivas, 3º en la general

Lucas Arcos Liroa, Bicletas SuperPrestigio, que luego abandonó por caida
Miguel López Solano, 5º en la general, 1º Master 40
Fran Bermejo Martín, 13º en la general

Santiago Iglesas Cano (18º en la general, en Master 50)
Ánimos de Ernesto El Bocina a  Pablo Barrero y Alejandro Castrillo, 3º por Equipos
Nacho Blanco (Sport Bici - Scott)
Seguiamos la carrera con la aplicacion online Now Run y queriamos ver el paso de nuestros compañeros de Diputación (Antonio, Juanlu, Luis, Fernando, Pedro). Para ello subimos hasta El Patrás, km 35 aproximadamente de la prueba, a donde llegamos sobre las 12. En la aldea nos colocamos junto a un puentecillo que daba paso a un estrecho sendero embarrrado, advirtiendo de la dificultad del mismo a los abnegados competidores mientras los fotografiábamos. Tan sólo vimos pasar a Pedro y  Antonio, los otros tres iban por delante, y también a buena parte de la clase media del amplio pelotón de los casi dos mil participantes que salieron de Almonaster la Real.

Pedro Triano García

Antonio Alvarez, el quijote que corría con una bici de ciclocross (sic)
Cambio de impresiones con Antonio Álvarez


Su reto era difícil y la climatología adversa lo complicaba aún más. Me decía que lo estaba pasando mal, sobre todo en las bajadas, con el piso resbaladizo por la lluvia, el barro, y que al principio hubo una gran embotellamiento de participantes a pie en las partes más estrechas del recorrido y ello suponía un retraso en sus previsiones de paso por los puntos de corte de la carrera. Estaba desanimado pero continuaba hacía Mina Concepción.

Sorprendentemente Antonio no era el único quijote en la Huelva Extrema 2016. En El Patrás había algunos participantes con averías en sus bicicletas y entre ellos estaba Enrique Llimona Valonero, otro  atrevido compitiendo con una bicicleta distinta a la habitual de montaña., pero su modelo gravel  no resistió la dura prueba.
Por rotura de patilla del cambio
José Luis de VRSATILbiker Corrales, el servicio de mecánia rápida en carrera

Aunque ni eramos voluntarios ni organización, antes volver a casa prestamos nuestra ayuda a Enrique Limona, al que trasladamos desde El Patrás (donde dejaba su averiada bici) a Almonaster, donde tenía el coche. Muy interesante la charla que mantuvimos durante el corto viaje. Él es un atleta aficionado sobre todo a largas distancias, ha corrido maratones y como triatleta participó en el Iberman de 2015 y me contaba sus experiencias en pruebas de resistencia. También hubo tiempo para hablar de bicicletas, las suyas y las mías y escuchar, a pesar de su abandono, lo mucho que le había gustado el recorrido, estaba encantado con la prueba. Cuando lo dejamos junto a su coche, vi el mensaje de Antonio de las 13:20 que decía que se había retirado en Mina Concepción pensando que no iba a llegar al corte de El Campillo. El barro, el retraso y hacerlo en solitario, sin apoyo, habían podido con sus ánimos y puesto fin a su quijotada.
Bajamos con el coche hasta Mina Concepción donde recogimos a Antonio para subirlo hasta Almonaster. En un primer momento no lograba sacar a su coche del  campo donde lo había estacionado porque las ruedas patinaban en la tierra húmeda.  Con trabajo conseguimos sacarlo de allí y pudimos ir a comer para terminar una larga mañana dedicada a la Huelva Extrema 2016 y sus historias mínimas.