30 mayo 2017

Bikepacking gravel a Moura, parte 2


27/05/2017. La vuelta a casa la teníamos trazada por un itinerario distinto que al ida. Salimos de Moura en dirección a Sobral da Adiça por una carretera sin arcén pero con buen de piso y  poco trafico. Tanto en este trayecto como en el del día anterior recorríamos campos de cereales, olivos y vides. Creía que en Sobral había una pastelaria, pero no la encontramos, aunque se respiraba ambiente de verbena en la aldea y preparaban el carbón para los grelhados.


Prensas de aceite en Sobral da Adiça (Alentejo)

En la salida de la aldea fue curioso encontrar a estos jabalíes en cautividad

Conexión fronteriza por carretera provincial entre Moura y Rosal
Cuando llegamos a Rosal de la Frontera era una hora estupenda para desayunar y en la misma carretera N-433 encontramos una cafetería donde lo hicimos muy bien. Después de Rosal nos quedaban dos tramos muy largos hasta la siguiente parada, prevista en Puebla de Guzmán. El primero de ellos por la A-495, que cuenta con arcén suficiente, serán algo más de treinta km hasta Santa Bárbara de Casa, atravesando estribaciones de Sierra Pelada y el Paraje Natural Rivera del Aserrador.
El segundo constituirá un paseo por las dehesas del Andévalo, siguiendo buena parte del trazado de la Ruta 15 de la Red de Senderos de Huelva por el llamado Camino del Toro (casi 20 km de tierra y gravilla) atravesando cortijos agrícolas y ganaderos.

La CDF bikepacking en el puente sobre el río Malagón




Cuando llegamos a Puebla de Guzmán ya estaba bien entrada la tarde y no pudimos comer en el restaurante El Hortelano (cerrado) de modo que nos conformamos con hacerlo en El Rincón del Andévalo.
Por la A-499 hacia Villanueva de los Castillejos el aire nos daba de cara y Antonio se ofreció a ir delante para que yo fuera protegido detrás (¡aplauso!)
Antonio trabajando como gregario


Recorridos más de 120 km apareció el único pinchazo de los 324 km totales de viaje, fue en la carretera HU-3401 y en la rueda trasera de la bici de JA, que tuvo que cambiar cámara. Lo hizo en la Venta la Salud, mientras tomábamos refrescos o café y comíamos algo para acabar el día. Aún nos quedaban por delante los cinco repechos de la carretera de servicio del Canal del Piedras.
fotografiando en el canal

RESUMEN DE LA RUTA

Tiempo total
11.04
Tiempo en movimiento 8:26
Distancia
150 km
Velocidad media
17,9 km/h
Ascenso total  1.350 m Punto más alto 315 m

LA RUTA EN  WIKILOC

Bikepacking gravel a Moura, parte 1


26/05/2017 Viaje a Moura. La mañana tenía una climatología perfecta para un viaje cicloturista, 19 grados, cielo encapotado, viento imperceptible. En poco más de hora y media alcanzamos las inmediaciones del Embalse del Piedras. Luego tomamos un camino de tierra, observando una buena representación de fauna, conejos, perdices y hasta un meloncillo. Son diez km hasta San Silvestre de Guzmán, donde paramos a desayunar en el Bar Macarro.

Por la carretera hacia el Embalse del Piedras

Cerca del Embalse del Piedras


Tras desayunar y al poco de reiniciar la marcha nos percatamos que el portabultos que lleva JA está  averiado. Los tornillos que lo fijan a la tija han perdido su apriete porque su rosca está pasada. Volvemos al pueblo y después de algunas vueltas damos con la Ferretería Carmen y Manuel, donde encontramos unos tornillos para sustituirlos, pero con las herramientas que llevamos no podíamos hacerlo, y la señora Ilde cree que puede ayudarnos y  nos lleva hasta su casa, donde muy amablemente nos enseña un contenedor de plásticos lleno de cacharros, donde encontramos una llave fija y otra inglesa para apretar bien el soporte a la tija.



Después de solucionar este primer momento crítico del día nos dirigimos hacia Sanlucar de Guadiana, desde donde tendremos que sudar para superar las rampas (10% de media) de la subida al Castillo por la carretera hacia El Granado
El segundo momento especial del día llegará cuando al final de la carretera HU-6400 de El Granado al Puente del Chanza, encontramos las obras de estabilización de la ladera en el P.K. 11+900, donde se produjeron desprendimientos de rocas como consecuencia de las precipitaciones extraordinarias caídas en la zona desde diciembre de 2016. Por todo ello, la carretera está cortada al tráfico y el personal de la empresa que las ejecuta nos advierte que está prohibido el paso. Arriba de la ladera trabajaban dos máquinas excavadoras y caen rocas, por lo que el paso era peligroso aún caminando. Tras una breve charla muy diplomática con el encargado, este ordena parar al maquinista. Entre la acumulación de escombros y rocas y el talud sobre el río Guadiana hay un pequeño sendero por donde pasamos andando hasta alcanzar el tablero del puente sobre el Chanza. Ya en el bar "A María" de Pomarão, nos refrescamos y comemos un poco.

Obras de estabilización de la ladera en el P.K. 11+900, de la HU-6400, 
El Granado a Puente del Chanza (Pomarão)
Inicio del sendero por donde pasamos a Portugal

Las obras vistas del lado portugués, Puente sobre el Chanza

Sangría en "A Paragem", Corvos

La siguiente parada prevista sería en Corvos. Allí llegamos con 100 km en el marcador y acudimos al restaurante-pizzaria A Paragem parar comer. Pedimos agua, una jarra de sangría de vino blanco, una enterada de queijo curado de cabra y una pizza de la casa, todo buenísimo

Pizza de la casa en "A Paragem", Corvos

 A conta
Por la carretera hacia Corte Sines
Un sitio encantador antes de Corte Sines (alcornoque, banco, caballo y poema)
Gramatica de Coentro e cal poema de Manuel Alegre



Será después de dejar atrás la aldea de Corte Sines cuando llegue otros de los momentos inolvidables de la jornada, por pista de tierra bajamos hasta el cauce seco de un arroyo y de inmediato comenzaba una empinada cuesta, que muy pronto alcanzó un desnivel superior al 20%. Como yo no iba muy bien de fuerzas y la veía larga y dura puse pie a tierra, como hizo JA; Antonio fue el único la subió pedaleando. Serán bastantes los kilómetros subiendo y bajando cerros por esta ancha pista hasta alcanzar la tierras de Serpa, donde encontramos de nuevo el asfalto. Le pregunto a un paisano que pasa en coche cual es la dirección hacia Serpa, para asegurarme de no equivocarme. Cuando alcanzamos el cruce hacia Pulo do Lobo ya quedaban pocas ganas de un extra de 4 km por camino de tierra y menos tras el paso de un coche con matrícula francesa que acababa de levantar una gran polvareda, de modo que continuamos viaje sin más desvíos.


Ribeira de Limas
Nuestro recorrido continua por el Parque Natural do Vale do Guadiana y poco más adelante descendemos hasta cruzar la Riberia de Limas, con su consiguiente subida posterior, pero esta vez por un asfalto casi recién puesto.
 


La distancia que queda hasta Serpa se hace larga y me viene bien la compañía de Antonio durante buena parte del trayecto. Cuando paramos para merendar algo, vemos que llevamos 140 km y que nos quedaban poco más de treinta para nuestro destino. Después de tantos kilómetros por carreteras secundarias y caminos, fue en esta última parte del trayecto hacia Pias y Moura donde más sentimos la presencia de vehículos a motor. Aunque la mayoría nos adelantaron con respeto y suficiente separación, hubo algún ciego y/o descerebrado que nos pasó demasiado cerca. ¡Malditos roedores! que diría el gato Jinks.


Rotonda en Serpa


Embalse en la carretera de Pias a Moura
En Moura nos alojamos en el sencillo Hotel Pasagem do Sol y cenamos en el restaurante O Vermelhudo, donde el polvo a lagareiro fue excelente. Durante la cena mantuvimos una interesante conversación sobre bicicletas y ciclismo gravel entre los tres integrantes de la expedición, en la que manifestamos distintos y hasta contrapuestos criterios y gustos.

Fue otra experiencia de bikepacking con bicicletas gravel durante un fin de semana. Para la ocasión utilicé varias bolsas: en el manillar una Topeak Tour Guide y en el cuadro he llevado dos: una Zefal de tubo superior y una Vaude en el interior (para repuestos), amén de la bolsa KTM Saddle Bag Tour XL. Como la hidratación en este viaje era importante, además de dos bidones en el cuadro, llevé mi Calmelbak Rouge.

Si a la pasión por el cicloturismo añadimos la necesidad de escapar y decirle hasta luego a las rutinas y quehaceres diarios, además de encontrar un poco de tranquilidad para airear la mente y pedalear en libertad por paisajes solitarios, creemos que una ocasión así es ideal y la aprovechamos al máximo.


RESUMEN DE LA RUTA
Tiempo total
13:17
Tiempo en movimiento
8:50
Distancia
174 km
Velocidad media
19,5 km/h
Ascenso total
2.033 m
Punto más alto
235 m

La ruta en WIKILOC

01 mayo 2017

GRAVEL CAFÉ 200

El sábado 29 de abril fue el día elegido para hacer la primera brevet de 200 km, con la intención de lograr ese kilometraje y poner en práctica la idea de ser randonneur (cicloturista de larga distancia, autónomo y no competitivo), para lo que habíamos trazado un recorrido gravel, aunque por asfalto en su mayor parte. Después de un viernes de intensas lluvias, la mañana se presentó nubosa y con buena temperatura y así se desarrolló el resto del día, con nube y claros (temperatura media de 18 grados) que permitía llevar maillot corto o largo. 
El inductor del evento atravesando el Odiel por el puente-sifón
El trío antes de la salida


Aljaraque 
Tramo 1. Aljaraque-Villanueva de los CastillejosRodamos a buen ritmo, sobre todo por la carretera de servicio del Canal y después por la del Embalse del Piedras. Pero ese ritmo bajó cuando pasamos la parte del camino a Villanueva de los Castillejos que tiene mucha piedra, por donde era casi imposible encontrar una línea para rodar cómodo y rápido. 


Camino a Villanueva de los Castillejos
Camino de Alosno


 Alosno (con poco más de 62 km)
-Tramo 2. Villanueva de los Castillejos - Alosno - San Bartolomé de la TorreDesayuno en el Bar Andalucía. Después atravesamos El Almedro y salimos a la A-499 en busca del camino hacia Alosno, que en su mayor parte cuenta con un aceptable asfaltado, aunque en otras está bacheado y es de tierra. Saliendo de Alosno tenemos que preguntar para que nos indiquen cual es el camino hacia El Cobujón, por donde tenemos que seguir hasta llegar a la antigua vía férrea de Tharsis. Buen piso de grava y buen ritmo hasta la Rivera de Agustín. Al poco conectamos con el trazado de la Huelva Extrema. Entonces comienza la parte mas betetera de todo nuestro recorrido, sobre todo cuando dejamos atrás el Cortijo de Los Millares, lo que para nuestras bicicletas no era lo mejor, pero teníamos que seguir adelante y en aquellas alturas del día aparecieron las primeras crisis. Para entonces el viento ya comenzaba a dejarse notar y el cuerpo tenía síntomas de cansancio, especialmente en cuello, hombros y brazos. Cuando finalmente acabamos la subida de la depuradora y llegamos a San Bartolomé de la Torre hicimos una parada, compramos bebidas y plátanos y durante el corto descanso en el Bar El Palomo bebimos y comimos unos montaditos. Allí Antonio comienza su especial campaña animadora ¡llevamos más de 83 km! ¿y acaso los notáis en las piernas? 

Parada en San Bartolomé de la Torre



Rivera de Agustín
Un hito kilométrico recién plantado



Entrada del Cortijo Los Millares

- Tramo 3. San Bartolomé de la Torre-Gibraleón- Trigueros-Niebla.  Carretera favorable, en descenso hacia el Odiel, antes de alcanzar Gibraleón, a una media superior a 25 km/h, y después más carretera hacia Trigueros. A partir de aquí  por el Camino del Dolmen de Soto, con viento de SW soplando con fuerza, en dirección Este hacia Niebla. Tramo largo con variedad de pisos (distintos asfaltos, grava, tierra) hasta la histórica ciudad condal, donde en Casa Ramos hacemos una de las paradas más largas del día, para bocatas y bebidas, antes de cambiar de rumbo y dirigirnos hacia el Sur. En el salón del bar los parroquianos pasan la tarde viendo y comentando un partido de fútbol de la televisión.


Camino del Dolmen de Soto

- Tramo 4. Niebla - MazagónEn esta parte de nuestra aventura el aire soplaba en contra, primero en la subida por carretera hacia Bonares. Por allí fue donde creo que erramos al elegir el camino, porque debíamos continuar por el Camino del Alamillo y luego conectar con la carretera de Las Peñuelas, pero transitamos por la Vereda Las Playeras y del Villar, que está bastante bien de piso durante sus primeros km, hasta el Arboreto del Villar, pero que después va empeorando paulatinamente, sobre todo tras dejar atrás la comunidad terapéutica de FADA en Almonte, cuando se llega a un cruce y hacia Mazagón se convierte en camino, bacheado y rizado, además de embarrado, con el agravante de que el viento seguía azotando de cara. Para cuando vuelve el asfalto, aunque las piernas todavía responden, las molestias en la parte superior del tronco y en las posaderas son fastidiosas, pero nos anima el café y la tarta que nos esperan en el Puerto Deportivo de Mazagón.

Arroyo de Rocinela a rebosar, ene el Parque Natural Doñana
Puerto Deportivo de Mazagón


- Tramo 5. Mazagón - Huelva - Aljaraque.
Para completar el doble centenar de kilómetros nos quedaba cerrar el círculo y dejamos Mazagón por la carretera del Muelle del Vigía, después nos adentramos en las carreteras de las instalaciones del Muelle Sur del Puerto de Huelva, cruzamos el río Tinto por el puente, que incomprensiblemente aún no cuenta con un carril seguro para los ciclistas, y en la Punta del Sebo (Monumento a Colón) enganchamos con el carril multimodal que discurre entre el Odiel y la Avda. Francisco Montenegro y llega hasta Huelva por el estadio Nuevo Colombino y cuya continuación es el Paseo de la Ría. Para ver los 200 en el gps aún nos quedaba atravesar el puente-sifón de Santa Eulalia ¡tela la que nos dio allí el fuerte viento de poniente! y seguir por el carril bici hacia Punta Umbría hasta coger el cruce para Aljaraque. 
Paseo de la Ría y estadio Nuevo Colombino
Paseo de la Ría y el antiguo cargadero de mineral (Muelle del Tinto) al fondo

Dos copas de cervezas (morena y tostada) para un brindis final
Respecto a bicicletas y ciclistas:
Antonio con su Felt CX en su salsa, casi estrenando cubierta delantera Schwalbe One Goes Gravel 700x38C de la que deberá dar opinión y en general satisfecho con su desempeño.
JA, que está demostrando que se puede hacer gravel con una BTT con cuadro y horquilla de acero, pedalier Shimano Alivio, cambios GripShift de 8v y ruedas de 26". Sin embargo acusó el cansancio en cuello y cervicales, amen de en gluteos, quizás porque las cubiertas Schwalbe CX Pro de 26x1.35 que monta sean flacas e incomodas (con demasiada presión) para recorridos tan largos y seguramente serían mejor, por ejemplo, unas Schwalbe Marathon Plus de 1.50, con las que añadir comodidad y capacidad de rodadura.
En cuanto a la Croix de Fer, que puedo añadir, una gozada montar en ella. Además para esta ocasión parece que llevaba la presión justa en las ruedas.

Este evento debería estar publicado en otro blog: Gravel Café. Pero como todavía es un bebé y está empezando a andar,  lo hacemos en el de su hermano mayor.

La ruta en Garmin Connect y el video de Relive